Sobre mi

sobremi

¿Quién soy yo? No importa. Digamos que simplemente un testigo, que hoy se transforma en narrador.
Conozco a la persona que se encuentra detrás de las imágenes que ustedes ven y disfrutan ahora en esta página, desde hace mucho tiempo.
Crecí junto a él, fuimos compañeros de la escuela en la ciudad de La Plata, de donde es oriundo. Atravesamos la etapa de la simpleza juntos (la niñez), y nos introducimos en la compleja adolescencia. He tenido la suerte de compartir con él varios viajes, que hicimos siempre con poco dinero. A veces por necesidad, pero también por gusto. Porque disfrutamos de la simpleza y la aventura. Del azar y el compañerismo. Pero sobre todo, de la adversidad.
En uno de esos viajes, por Uruguay en enero de 2013, el último día de nuestra estadía, conoció a una mujer de la provincia de Córdoba. Una sola hora bastó para sellar lo que el destino tenía planeado. Hoy, Mayo de 2016, vive en Oncativo – Córdoba, y espera la llegada de Vicente, su primer hijo.
Su historia con la fotografía es similar a esta. Desde el momento en que tuvo una cámara en sus manos, le bastó solo un instante para entender que ese, precisamente ese, era su destino. Que ese artefacto lo acompañaría el resto de su vida. Y se lanzó. Casi sin pensar. Como se hacen las cosas que vienen desde muy adentro, con impulso vital. Con dedicación y sentido del aprendizaje, pero con la confianza necesaria en sí mismo.
Puedo decirles muchas cosas sobre este personaje. Pero solo les voy a contar las dos primeras palabras que se me vienen a la mente: sonrisa y voluntad.

Ese es él, Jerónimo Fermani, el que está detrás de cada imagen, pero atravesado por la misma sensación de lo que se encuentra en ella.